Legumbres: origen y precios

Lentejas con chorizo, cocido madrileño, fabada asturiana… platos muy nuestros, ¿pero cocinados con legumbres cultivadas en EE.UU. o Canadá? Así es: la mayoría de las legumbres secas que compramos son de importación y en general suelen ser más baratas que las locales. Aunque también contamos con legumbres españolas certificadas y de buena calidad. Sea como sea, no dejes de consumirlas: tu salud lo agradecerá.

Legumbres importadas: más baratas, pero menos sostenibles

Las legumbres son una alternativa saludable, nutritiva y asequible que, en cualquiera de sus preparaciones, debe ser uno de los pilares de nuestra dieta.

Qualy

Impacto ambiental de las legumbres

Además, las legumbres pueden presumir de ser el vegetal capaz de proporcionarnos proteínas con un menor impacto medioambiental.

  • Las bacterias que habitan en sus raíces fijan el nitrógeno atmosférico, por lo que reducen su demanda de fertilizantes. La demanda de suelo y agua es también inferior a la de otras plantas.
  • En comparación con las proteínas de origen animal, son mucho más sostenibles. Por ejemplo, el cultivo de legumbres emite hasta 50 veces menos gases de efecto invernadero que su equivalente en producción de carne de ternera y 7 veces menos que la carne de pollo.

Pero este perfil sostenible se ve muy reducido cuando las legumbres se cultivan en países lejanos y dejan una huella de carbono grande por el transporte. ¿Sabías que entre la mitad y dos tercios del total de las legumbres que se venden en España vienen de fuera, principalmente de países americanos?

mapa de los países importadores de legumbres

A pesar de que en España tenemos una gran tradición de cultivo de legumbres de buena calidad, la mayoría de las que consumimos son de importación:

  • La mayor parte de los garbanzos importados, el 71%, viene de EE.UU.México contribuye con el 15%. El 14% restante procede de Argentina y Canadá a partes iguales.
  • Canadá es el principal país proveedor de lentejas: de allí viene el 58%de las que viajan a España. Otra porción grande, un 38%, tiene su origen en EE.UU. Y de Francia y Turquía nos llega el 4% restante.
  • El 74% de las alubias importadas son argentinas. De Canadá y Polonia procede el 14%. Y el resto llega de EE.UU., Australia, Perú y Turquía.

No caigas en el error de pensar que por ser Bio o Eco son más sostenibles: una gran parte de las legumbres que se comercializan con estos reclamos Bio y Eco tienen su origen en lugares como EE. UU. o Turquía. Los cultivos Bio o Eco cuidan la forma de tratar la tierra, los pesticidas y fertilizantes, pero no tienen en cuenta la huella de carbono que puede dejar el transporte.

 

Precio de las legumbres: las importadas, más baratas

El principal motivo para la importación parece ser económico: es lo que se deduce del estudio que OCU llevó a cabo en el otoño de 2023, en el que recogimos 237 precios de 200 productos distintos. El resultado nos indica que las legumbres de fuera salen más baratas que las españolas. Y es un argumento que puede tener mucho peso en una situación de inflación como la que vivimos en los últimos tiempos.

En el estudio observamos grandes diferencias de precio según el origen, sobre todo en el caso de las alubias. Sin embargo, en los garbanzos son los sellos de calidad los que marcan las tendencias.

Alubias: 5,98 €/kg de precio medio

  • Las alubias blancas de producción nacional son casi 2 €/kg más caras que las importadas; y las negras, 3 €/kg más.
  • Las verdinas nacionales cuestan alrededor de 15 €/kg, mientras que las importadas (sobre todo de Canadá) no llegan a 3 €/kg.
  • Las fabes asturianas se venden a unos 15 €/kg, frente a los 3 €/kg de las que llegan de Polonia.
  • Sin embargo, nos encontramos con la sorpresa de que las alubias pintas de la IGP La Bañeza-León son la opción más barata del mercado.

Lentejas: 3,46 €/kg de precio medio

  • La lenteja castellana de importación es unos 60 céntimos más barata que la autóctona.
  • En la lenteja beluga puede ahorrarse más de 2 €/kg si vienen de fuera.
  • En la lenteja pardina apenas hay diferencias por el país de origen, pero sí en la forma de cultivo: las ecológicas cuestan alrededor de un 50% más que las corrientes.
  • En cuanto a las legumbres certificadas, las lentejas IGP de La Armuña e IGP Tierra de Camposson de media un 14% más caras que las nacionales sin sello.

Garbanzos: 4,20 €/kg de precio medio

Los garbanzos son la excepción: según revela nuestro estudio, el garbanzo nacional es algo más barato que el de importación. Comprobamos que, en el caso de los garbanzos, la mayor diferencia de precio no es tanto entre productos importados o no, sino entre garbanzos con sello de calidad o sin el:

  • Entre los garbanzos castellanos nacionales y extranjeros hay una diferencia de 70 céntimos, pero en este caso a favor de los primeros.
  • Los garbanzos pedrosillanos son solo 5 céntimos más caros los de aquí.
  • Unos garbanzos lechosos nacionales sin certificación cuestan 3,51 €/kg, mientras que con certificación IGP Escacena se venden por 9,24 €/kg.
  • Los garbanzos castellanos IGP Escacena o IGP Fuentesaúco son un 26% más caros que los no certificados.

 

El origen aparece en la etiqueta

Si quieres saber dónde se han cultivado las legumbres que compras, no tienes más que mirar en la etiqueta del envase. Si creías que consumías legumbres españolas, es probable que te lleves una sorpresa…

Etiquetas de legumbres mostrando el origen

Entre las legumbres de producción española, el consumidor cuenta con una amplia variedad para elegir. Además, algunos llevan sellos de calidad: existen 2 Denominaciones de Origen Protegidas (Fesols de Santa Pau y Mongeta del Ganxet) y 8 Indicaciones Geográficas Protegidas que distinguen productos de características singulares y reputada calidad, aunque también es cierto que en muchos casos supone pagar algo más por ellos.

 

Legumbres, una buena idea

En cualquier caso, las legumbres siguen siendo uno de los productos más asequibles, incluso cuando por razones de sostenibilidad y de calidad nos decantemos por el producto autóctono o certificado. Piensa que triplican su volumen con el remojo y son un alimento muy saciante, por lo que un paquete cunde mucho.

Y no olvidemos su aportación nutricional, ya que las legumbres son un alimento con cualidades extraordinarias:

  • Apenas tienen grasa y la que contienen es de buena calidad.
  • Son muy ricas en fibra, proteínas y vitaminas como el ácido fólico.
  • Aportan hidratos de carbono de digestión lenta, bueno para mejorar el perfil glucémico.
  • Además, se han asociado a diversos efectos beneficiosos para la salud como una acción protectora frente a ciertos tipos de cáncer o menor riesgo de deterioro cognitivo y mortalidad prematura.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda tomar legumbres un mínimo de 4 veces a la semana, en raciones diarias de unos 70 gramos de peso crudo. Estamos, pues, ante un superalimento asumible para el bolsillo. Razón de más para que las consumamos de forma regular en nuestra dieta habitual.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*